Domótica

La domótica en viviendas se ha extendido en los últimos años, siendo cada vez más habitual que diferentes elementos del hogar estén controlados de manera electrónica.

Las casas inteligentes se caracterizan por un funcionamiento integrado en el que todo se encuentra interconectado: las alarmas, persianas, luces, aire acondicionado, calefacción…

Cada vez son más usuales estas instalaciones y automatismos como:

  • Reguladores de intensidad de la luz
  • Toldos que se recogen automáticamente.
  • Persianas y ventanas de apertura (y cierre) eléctrica.
  • Calefacciones que se encienden a distancia, desde el móvil.
  • Detectores de incendios y gas que cortan el suministro en el caso de que sea necesario para evitar accidentes

La domótica es el futuro y tiene grandes ventajas desde el punto de vista de la comodidad y ergonomía del hogar, ya que se pueden hacer funcionar diferentes elementos de una manera conjunta y optimizada y con un control total, proporcionando además seguridad y eficiencia energética en el hogar.

Con respecto a la domótica existen diferentes mitos que son inciertos, como por ejemplo que una casa con telemandos para las persianas ya es una vivienda con domótica, cuando la realidad es que para que lo sea deben ofrecer seguridad técnica frente a incendios o escapes de gas, cerrarse cuando el usuario e va de casa, etc, o uno mucho más extendido como el que este tipo de viviendas son muy caras. En función del grado de domotización se pueden llevar a cabo instalaciones de domótica en viviendas desde un precio económico, contando con la posibilidad de ir añadiendo funciones al hogar según las necesidades y posibilidades de cada usuario, ya que se trata de instalaciones “escalables”.